espacio 2 negro_

Presentación del libro «Espacio, me has vencido» Vol. II

El día miércoles 10 de marzo, se realizó la presentación del libro «Espacio, me has vencido», Vol. II, a través de nuestras redes sociales. Este es el tercer libro de la colección «El ángel eléctrico», especializada en libros electrónicos. La presentación fue realizada por los poetas Néstor Mendoza, de Venezuela; Catalina González, de Colombia y María Casiraghi, de Argentina.

Compartimos con ustedes las palabras que María Casiraghi escribió a propósito de «Espacio, me has vencido».

«Qué privilegio fue tener en mis manos este libro unos días antes de que salga al mundo. Imaginar a cada una y cada uno de los poetas que lo conformamos, en su casa en su país, su pequeño universo cotidiano, soñando el encuentro total. Esas noches en que, desde el encierro, la incertidumbre y la tristeza, buscábamos la luz y tropezábamos, nos lastimábamos para hallar la lámpara. Y ahí estaba, la poesía, resistiendo en las veladas de “Espacio me has vencido”. Me gusta pensar cada lectura organizada por El Ángel Editor como un sol de noche en esa extraña y constante penumbra del 2020. En una pantalla podíamos ver, oír y estar en todos estos países a la vez. Por eso creo que esta antología no es cualquier antología. De esas que juntan poemas de poetas de todas partes hay muchas, seguramente bellas e indispensables también. Pero esto es otra cosa, esta antología es además un testimonio de una época, de un tiempo que siempre será recordado. Habrá distintos nombres para el 2020, rótulos y definiciones diferentes. Pero para los poetas, siempre será el año en que los relojes cambiaron sus agujas, hasta dar una sola y única hora: la hora de la poesía. Esta es la hora, la que estamos viviendo. Ciclos, festivales, charlas y diálogos, poesía circulando por correos, por las redes sociales, como si de pronto se hiciese imprescindible, no sólo para poetas sino para mucha gente desacostumbrada a sus revelaciones. Así, se fue volviendo una compañera necesaria. Como la música y el arte, la poesía tiene el poder de hacernos olvidar aquello que en realidad no importa.

En 1939 la gran filósofa española María Zambrano se lamentaba: “vagabunda, errante, la poesía pasó varios siglos. Y hoy mismo, apena y angustia el contemplar su limitada fecundidad, porque la poesía nació para ser la sal de la tierra y grandes regiones de la tierra no la reciben todavía. La verdad quieta, hermética, todavía no la recibe”.

Está claro que no hablaba solamente del límite físico, sino también de ese otro límite más difícil de franquear, el de la sensibilidad humana. Pero, creo, que hemos avanzado, hemos roto la maldición de las fronteras; la poesía viaja libre, por todo el planeta.

Espacio me has vencido, se nos ofrece también para recordarnos que somos una misma lengua, una misma casa. Y como la poesía multiplica la lengua en lenguajes, en esta antología, dialogan voces muy distintas, mujeres y hombres de varias generaciones. Poetas de larga trayectoria con jóvenes cuya poesía crece, fundándose. Nuestras voces, heterogéneas, unidas son una sola voz. Hermosamente lo dice un verso del poema que abre el libro: “Nuestros, dije, porque existió un nosotros una vez”.

Esa “vez” es ahora. La hora de la poesía. Y ésta, “la noche de los lobos”. Los lobos son todos los poetas, con sus similitudes y diferencias, como lo expresa el ecuatoriano Omar Balladares, en su bellísimo poema Lobomaquia, incluido en esta antología. Para cerrar, le robo un verso: “Esta noche todo lobo cuenta”.»

Compartir esta noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email